‘After Life’; ¿Cómo sería tu vida si quedaras viudo?

Imaginen que la muerte los separa de su esposa, y de toda la vida que se habían acostumbrado a tener por un largo tiempo. Sin duda, a nadie nos gustaría que nos pase y todos reaccionaríamos diferente ante este importante suceso.

Esa la historia de ‘Afetr Life’, una producción de Netflix y comedia británica creada, dirigida y protagonizada por Ricky Gervais (The Office), quien interpreta a Tony, un hombre que queda viudo y que su reacción fue de coraje con el mundo.

Después de la muerte de su esposa Lisa, el protagonista de la serie cambia totalmente su forma de pensar, su temperamento, y lo vemos ofendiendo a todos los que se le atraviesen en su camino. Se desquita con sus compañeros de trabajo (el cual casi pierde) y crea una tormenta de caos para intentar bloquear el dolor que experimenta.

En los primeros capítulos vemos a Tony emborracharse, drogarse y buscar morir de alguna manera; es cuando crees que será la típica historia de un tipo que se rindió, pero no conforme, en cada episodio vemos como va superando el duelo y esto lo hace más fuerte, mejor persona.

Definitivamente After Life es una serie emotiva pero también cruda, que toca algunos temas profundos de una manera muy bien escrita y con la comedia singular de los ingleses. Las dos primeras temporadas constan de seis capítulos cada una, en la primera se aprecian los recuerdos de Tony cuando su esposa vivía antes del fatal cáncer que la consume.

Conforme pasa la historia, podemos ver capítulos en los que se habla de religión, el suicidio y el propósito de vivir. Todo esto bajo un estilo sarcástico del personaje principal, que con ayuda de todo el reparto, no encapsula su dolor; sino que a través de chistes sutiles lucha contra él y contra ese vacío que lo arrastra hasta querer aveces solo despertar y esperar que todo se vaya al carajo sin buscar compasión.

Otra punto a favor de la serie, es que se me hizo interesante el uso adecuado de las canciones para algunas escenas; por ejemplo suena «Rocketman» de Elton John en una parte en la que el diálogo dice: «Extraño mucho a la Tierra, extraño a mi esposa», lo que a mi gusto le da un buen brillo a la historia.

Para concluir les puedo decir que la serie no es una comedia para reír hasta que duela el estómago, ni tampoco el super drama que te hará llorar; es algo bien escrito sobre la pérdida y el reencontrarte en medio de ese huracán de emociones. Llega a ser conmovedora, no es la historia más original de Netflix, pero trasciende lo que ofrece y llega a ser bastante bueno.

Space Force de Netflix ¿Sátira política o patriótica?

En esta ocasión les voy a hablar de una serie que pareciera ser «The Office», si, aquella joya de la comedia que plasma la vida diaria de los empleados de una compañía papelera. Se trata de la nueva serie de Netflix, Space Force, la cual comparte el mismo creador: Greg Daniels.

Protagonizada por Steve Carrell, la historia tiene esos elementos absurdos de comedia en el área de trabajo; pero a diferencia de The Office, no está realizada en un formato de falso documental, ni el personaje principal es un tipo irritante.

A pesar de ser una sátira política, los personajes le dan un giro mas o menos patriótico al que tanto nos acostumbran las producciones estadounidenses; no se menciona mucho al presidente, sin embargo, la misión de los mil millones del General Mark R. Naird (Carell), se basa en un tweet de (sin nombre) líder de los Estados Unidos.

Hablando un poco más de la serie, nos cuenta sobre el General Naird; un veterano el cual es condecorado con cuatro estrellas, es decir, le dan un ascenso y él cree que está tomando el control de la fuerza área, pero no es así; lo que tiene es la tarea de iniciar la fuerza área espacial.

Ante esta situación, Naird se muda a Colorado donde el gobierno está construyendo una base secreta donde viven científicos, oficiales y astronautas en preparamiento. Conforme pasan los capítulos realmente no convence, pero recuerdo que la primera temporada de The Office no fue muy buena y en la segunda, el escritor apretó tuercas en los personajes y los convirtió en un éxito; por eso le tengo fe a Space Force.

John Malkovich se une al elenco de Space Force junto a Steve Carell

Con diez capítulos de aproximadamente media hora, el tiempo para dedicarle a esta serie pasa rápido con los conflictos políticos, militares y científicos que enfrenta el protagonista. Momentos interesantes se viven con escenas en las que Carrel debe servir a la nación por encima de sus obligaciones de padre de familia.

Otra cosa que hace que no se desmorone por completo esta primera temporada, es esa mancuerna carismática que hicieron Carell y John Malkovich, el primero cae de repente en lo caricaturesco y heroico, como cuando manda a un mono a reparar un satélite roto; el segundo, con el personaje de Dr Mallory, de sutiles reacciones y elocuente, funciona a la perfección con su contraste cómico.

De repente, la producción me recuerdan a «Gravity» de Cuarón o «Apollo 13» de Howard, pero con un toque absurdo y excéntrico. Space Force tal vez no llene el vacío de «The Office», sin embargo sus creadores tratan de seguir haciendo comedia, haciendo inevitable una segunda temporada.

¿Tú cómo la ves, sátira política o patriótica?

Raising Dion y su batalla por no ser una más del montón

Raising Dion es la historia de un niño con superpoderes y de cómo su madre tiene que protegerlo; mientras investiga la muerte de su esposo y los orígenes de las habilidades de su hijo.

Si crees que pasas demasiado tiempo frente a Netflix, no te preocupes, es de lo más normal en estos días que nos la pasamos encerrados. Por ello, quiero hablarte de «Raising Dion», una serie que para mi gusto, se aleja mucho de ser original y carece de una propuesta innovadora.

La historia es de un niño con superpoderes y de cómo su madre tiene que protegerlo; mientras investiga la muerte de su esposo y los orígenes de las habilidades de su hijo. La actuación de Ja´Shia Young (Dion), por momentos, muestra que no sabe cómo manejar sus escenas, sin embargo, le ayuda mucho la actriz Alisha Wainwright, quien hace el rol de su madre (Nicole).

En escena también tenemos a Michael B Jordan como Mark Warren (padre de Dion) y a Sammi Haney como Esperanza;  actores que supieron mantener el barco lejos de un naufragio. Y para rematar, contamos con Pat (padrino de Dion), quien es interpretado por Jason Ritter, una extraña elección de actor que no hace mala la serie, pero no embona del todo bien en la historia.

Pero, ¿qué me hace recomendar «Raising Dion»? A final de cuentas tiene algo interesante gracias a su creador Dennis Lui, quien realizara el comic en 2015 y fuera ilustrado por Jason Piperberg. Lui sabe mucho del tema y profesa un gran interés en las historias para toda la familia, poniendo bajo los reflectores a un niño lleno de inocencia, buenos sentimientos y sin duda, con buenas intenciones.

En su lanzamiento (2019), se posicionó dentro del top ten en Estados Unidos en la posición número 10.

Otra de las cosas interesantes, es que en sus nueve capítulos, la serie lucha por no ser una más del montón dentro del género de los super héroes; te lleva por caminos llenos de drama y ciencia ficción. A pesar de que puede perder el ritmo, no toda la primera temporada está mal; sin duda, puede ser una buena distracción para estos días.

Sin apartarte de la historia principal, «Raising Dion» te muestra la vida de de Nicole y su añoranza por su pasado como bailarina, lo que le da más tela de donde cortar. Por su parte, Dion tendrá que enfrentarse a lo más difícil para un niño de su edad, como lo es ‘encajar’ en el grupo de amigos.

Así que ya sabes, si quieres pasar un rato con tus hijos, esta serie dominguera es la opción. La segunda temporada contará con 8 episodios, los cuales comenzaron a rodarse este año, por lo que probablemente tendremos que esperar hasta 2021. Confío en que los nuevos capítulos la eleven un poco más o por lo menos le ayuden a mantener esa lucha de no ser como las demás. ¿Lo logrará?

Netflix apuesta al suspenso de Contratiempo

«Lyin’ cheatin’ hurtin that’s all you seem to do», dice en sus primeras líneas aquella vieja canción de Led Zeppelin, «Your Time is Gonna Come»; tema que habla sobre uno de las situaciones más complejas en las relaciones amorosas como lo es la infidelidad.

De engañar a nuestra pareja y sus efectos, es de lo que habla la película española «Contratiempo», dirigida y escrita por Oriol Paul quien nos muestra una historia a través de la vida de Adrián Doria y su amante Laura Vidal, de los cuales no sólo su aventura amorosa es el centro de la trama, sino lo que se va desatando en el transcurso de la misma.

Adrián despierta en un cuarto de hotel con el cuerpo de su amante asesinada, lo cual lo convierte en el principal sospechoso. Y no es la identidad del asesino la que tenemos que descubrir ni lo que le da una patada a la película; es la manera en que el director eleva el misterio a nivel de la provocación moral.

«Contratiempo» es una historia de crimen que se apoya mucho en el ambiente de una ciudad moderna y en los bosques que hacen frontera con Francia. En el filme, Oriol Paul aparte de dirigir, también escribió un guión que puede asemejarse al estilo de Alfred Hithcock; lo que te convierte más que en un espectador, en un juez.

La película se hace interesante por sus actuaciones, que si bien, no son magistrales, si son lo suficiente buenas para hacerte creer que estas dentro de CSI o en algún libro de suspenso. Y como dice el título, el tiempo es el peor enemigo de Adrián, quién tiene que demostrar su inocencia a como de lugar, pues su estatus social no puede quedar manchado.

Pero, ¿será realmente Adrián el asesino de Laura? Hay muchas incógnitas en torno a la vida de ambos que no les voy a contar. Lo que si les diré, es que sin duda es una buena película que pueden ver en Netflix. Una ves que lo hagan, sacarán su propia conclusión y sabrán que la justicia a veces llega de la manera que menos lo piensas.

Anuncios

Michael Jordan y su ´last dance´

Hablar de los noventas en el mundo del deporte es prácticamente asociarlo con el equipo de los Bulls de Chicago; te guste o no el baloncesto, era emocionante ver a Michael Jordan y compañía creando una moda y haciendo que el mundo los volteara a ver.

Al principio no todo era miel sobre hojuelas, y es que como espectador, terminabas de ver un juego y pensabas que los jugadores eran felices solo por el hecho de ganar, ser campeones, y dominar al mundo; pero como en cualquier película, había héroes y villanos (de la vida real).

Adam Silver, jefe del área audiovisual de la NBA en aquel entonces, le propuso a Jordan grabar aspectos de juegos y entrar a la intimidad del vestidor del mejor equipo de la década, a lo cual el gran jugador accedió, pero con restricciones y con la condición de que jamás se usaran sus imágenes sin su consentimiento.

Como resultado de esta grabación, se recopilaron más de 10 mil horas en cinta que estuvieron guardadas por 20 años. En ese lapso, gente como Spike Lee, quiso tomar riendas del proyecto sin éxito alguno, hasta que ESPN platicó con Jordan y este acepto la propuesta, dando como resultado la docuserie «The Last Dance», que se estrenó el 19 de abril para Estados Unidos.

Pero ¿por qué 20 años después? quizás el mismo Jordan sabía que era el tiempo prudente para que nuevas generaciones conocieran su legado. Como dato curioso, Michael advirtió que al final de la serie, puede que mucha gente lo llegue a odiar.

La producción comienza con la historia de Jordan, aquel muchacho de universidad que vivía humildemente pero que estaba siempre enfocado en lo que quería ser y de cómo levantó una franquicia llamada ¨Bulls¨.

La polémica de la serie comienza cuando Jordan cuenta que él siendo un novato, descubrió a través de sus compañeros un mundo de drogas, alcohol y prostitutas, a lo cual él rechazó y se aisló de ellos porque lo suyo era triunfar.

En The Last Dance también se habla de Scottie Pippen, el controversial Dennis Rodman, Larry Bird, Magic Johnson y Phil Jackson, entre otros. Y ¿por qué dije que había villanos? en palabras de Jordan, Jerry Krause, gerente general de los Bulls (1985-2003), fue responsable del desmantelamiento  del equipo cuando estaba en su mejor momento.

Pero no solo es Jerry, sino también jugadores rivales como Isiah Thomas (Pistones de Detroit) y Reggie Miller (Pacers de Indiana) quienes llevaron la competencia más allá de la duela, con enfrentamientos verbales y físicos. Ademas, la relación al principio entre el entrenador Jackson y Jordan no era muy buena que digamos.

Pues así las cosas, apenas van cuatro capítulos del documental y ya está generando disgustos y reviviendo viejas rencillas. ¿Si llegaremos a odiar a Jordan cómo el lo dijo? Esto se va a poner mejor cada capitulo.

Desafiantes de la música

Ahora que tenemos que estar en casa más de lo normal, de seguro le has dado vueltas y vueltas a tu plataforma de streaming favorita, tratando de encontrar algo bueno o que te llame la atención para ver.

Pues bueno, como a nosotros nos gusta la música, te voy a recomendar ver «The Defiant Ones«, una docuserie que habla de la historia de Dr. Dre y Jimmy Iovine, ¿qué quiénes son?, pues nada más que dos de los productores musicales más importantes de nuestra generación.

La serie presenta a Jimmy Iovine ¿quién carajos es? te vas a preguntar, pues Jimmy empezó de abajo siendo asistente de ingenieros de sonido de diferentes cantantes y grupos. Un día recibe una oportunidad de oro; trabajar con John Lennon. A raíz de esto, su vida y su trabajo se va relacionando con más artistas, como Bruce Springsteen, U2, Tom Petty, entre otros. 

¿Qué carajos tiene que ver con Dr. Dre? eso es lo interesante de la serie, comienzas a verla con poca expectativa y ciertas reservas, pero a medida que te adentras en la trama, encuentras una mina de oro.

La historia de Dre y Jimmy es muy diferente, sin embargo, los acontecimientos a lo largo de sus carreras hacen que sus vidas se unan en un momento determinado. Cada uno tiene una propuesta y un  punto de vista distinto, pero el trabajo de enlazar y de narración que hace el director Allen Hughes (Presidentes Muertos y El libro de los Secretos) la hace aún más necesaria de verla.

En un instante vez a Bono (U2) y en un pestañeo ya está hablando Snoop Dog. También se alternan las historias de vida de Stevie Nicks en el universo Iovine (al estilo Marvel, digamos) y el universo de Dre con la historia de Tupac y sus problemas con otros raperos. 

Esta serie de 4 episodios no tiene un climax, pero nos cuenta intensamente cómo Dr. Dre y Jimmy Iovine, llegaron a ser los hombres dentro de la industria musical más millonarios del mundo. Qué papel jugaron los audífonos «Beats«, y cómo lograron sobrevivir a una industria casi muerta por la tecnología. 

Muy bien contada, muy fluida y aunque no seas un melómano, puedes disfrutar y conocer la historia tanto del gansta rap y el rock pop. Definitivamente «The Defiant One» es una opción alterna si no quieres «clavarte» con una serie larga en esta temporada.

Deja tus comentarios acá abajo, si te gustó la entrada comparte y nos vemos en la próxima recomendación.